Hola mujer, yo soy Isabel Zanón,

y estoy aquí para hablar sobre tu bienestar emocional.

Deja de vivir en piloto automático ¡despierta! Tu auto-conocimiento es la clave para empezar a vivir de otro modo.

¿Mi objetivo? Ayudarte a conocerte mejor para que vuelvas a ser la protagonista de tu vida.

 

Dicho esto, quizá esperas encontrar aquí mi Curriculum (oh, temido CV). Tengo unos cuantos repartidos por Internet, si en algún momento tienes curiosidad.

Pero ¿sabes qué pasa?

Que dudo que estés aquí por mí.

Creo que estás aquí por ti.

Por eso voy a contarte la historia de mi proceso, porque quizá también se trate del tuyo.

 

Érase una vez…

…una niña tímida pero muy volcada en las demás personas. Era complaciente hasta decir basta.

Sí, era una “niña muy niña”.

Y esta tendencia de su carácter era algo que se celebraba a menudo. Cuanto más le aplaudían, más se convencía de que esa era su misión en la vida.

Creció y eligió una profesión muy acorde, una profesión de ayuda: la psicología. Se convenció de que era lo correcto y de que así era como tenía que ser. Eligió un área de trabajo muy dura, la más dura que encontró: la de la violencia, los duelos y el trauma.

Trabajó duro para llegar a trabajar en lo que se había propuesto, pero cuando lo consiguió, no se sintió mejor. ¿Qué estaba pasando?

En su vida personal también empezaron los desbarajustes. Tenía una pareja detallista y estimulante, pero se sentía atrapada, insatisfecha.

Su ritmo de vida no le permitía pararse a pensar, o quizá precisamente por no cuestionar, mantenía este frenético ir y venir.

Vivía sobre-implicada en sus relaciones laborales, haciendo malabares con su autocuidado y gestión emocional, llegando a desarrollar trauma vicario (aquel que se desarrolla siendo testigo de los traumas ajenos). Vivía sobre-implicada en su relación sentimental, que absorbía toda su energía y creatividad.

El día a día era una noria emocional, llegaron las somatizaciones, una irritabilidad extraña y difusa…

Pero si había construido una vida maravillosa, tenía todo lo que quería ¿dónde estaba el problema?

El problema era ¿en qué lugar quedaba ella?

¿qué quería realmente? ¿qué necesitaba? 

En medio de todo ese ruido, se sentía incapaz de saberlo.

De pronto, tocó fondo. De la noche a la mañana no tenía trabajo, no tenía pareja, solo un gran vacío y todo por hacer.

Arrancó entonces el viaje más importante de todos: su propio viaje interior.

Porque sí, las psicólogas (sobre todo las súper empollonas como ella) se saben la teoría pero no siempre consiguen aplicar bien la práctica. También hay doctoras que fuman ¿verdad?

Se sintió renacer en ese proceso de reconstrucción. Aceptó toda la ayuda posible: familia, amistades, profesionales, herramientas y recursos personales. Y sí, también bebió del feminismo todo lo que pudo y las mujeres de su vida la acompañaron en el camino.

En ese viaje interior se dio cuenta de lo crucial que había llegado a ser para ella ese proceso.

Del incalculable valor que tenía sentirse de sí misma, estar en paz, liberarse  (incluso de ella misma).

Y reunió el valor y todo lo que sabía y lo que había experimentado en su propia piel para crear su tesoro más valioso: este proyecto online para mujeres.

Sus hermanas de viaje, a quienes ofreció todas esas herramientas prácticas que ella, en constante crecimiento, hubiera deseado conocer un poquito antes.

 

Y colorín…

No, no 🙂

Este cuento no acaba aquí.

Este cuento no ha hecho más que empezar.

Porque aquí la protagonista esta vez eres tú.

 

Hoy pongo a tu disposición mis herramientas como psicóloga y como mujer que inició el proceso que necesitas en tu vida.

¡Bienvenida!

Si has llegado hasta aquí, es posible que te hayas encontrado en algunas de las siguientes situaciones:

  • Te urge ponerte en el centro
  • Necesitas aprender a escucharte más
  • Tienes un deseo interno de vivir de otra manera
  • Te cuesta tener claro lo que necesitas
  • Quieres volver a conectar con tus prioridades
  • Quieres aprender a tomar decisiones sin entrar en conflicto contigo misma
  • Te gustaría mejorar tu relación contigo misma y con tu entorno

UN LADO MÁS PERSONAL:

  1. Soy psicóloga y feminista porque creo en una manera diferente de hacer terapia: más cercana, más horizontal, donde los cuidados estén en el centro. Me ha costado meterme en el papel de terapeuta sintiéndome ``yo`` y ahora puedo decir que lo he conseguido.
  2. ¡Viajo a menudo! He vivido muchos años en Madrid, mi ciudad natal. También en Alicante y Andalucía, así como en Francia, ya que soy bilingüe en francés. La gente no suele dar con mi acento regional.
  3. En mis ratos libres, toco el ukelele, saco las acuarelas, o busco nuevas posturas de yoga que me ayuden a equilibrar el ánimo y estirar bien los músculos.
  4. Devoro libros, soy una mujer hecha de relatos.
  5. Soy un poco obsesa del reciclaje y de todo lo relacionado con reducir plásticos.
  6. Siempre me han premiado socialmente por lo tranquila, lo dulce, lo atenta, lo maternal que soy. Son cualidades personales que valoro hasta cierto punto, pero soy consciente de que van muy en la línea de los mandatos de género del “ser mujer” y hoy en día las cuestiono más que nunca.
  7. Soy bastante introvertida, a veces tengo que ponerme las pilas porque puedo llegar a quedarme muy absorta en mi mundo interior.