Bienestar para ti, mujer

¿Qué es el feminismo y qué busca?

Que es feminismo

¡Qué bien tenerte por aquí!

Si has aterrizado en esta página es porque tienes interés en saber qué es el feminismo y quieres tener un poco más de información.

Estás en el sitio adecuado.

En una sociedad en la que tenemos acceso a tantísima información, a menudo nos abrumamos y por eso es importante hacer una buena búsqueda, beber de varias fuentes y usar el pensamiento crítico. 

Sobre todo, en lo relacionado a temas tan polémicos como es el feminismo.

Y es que, a pesar de vivir en aparente igualdad entre hombres y mujeres, el hecho de que sea polémica la sola palabra ya nos da pistas de que hay algo que todavía no está en su sitio. 

Creo que es importante empezar dejando claro qué NO es el feminismo y lo haré a través de la siguiente lista de mitos socialmente extendidos.

 

Qué No es feminismo

 

-Una guerra entre hombres y mujeres

-Una ideología de género, como si se tratara de una secta

-Una idea de sociedad en la que las mujeres oprimen y los hombres están sometidos

-Un “matriarcado” en el que las mujeres dominan y mandan

-Lo contrario al machismo

-Un grupo de mujeres lesbianas enfadadas con los hombres

-Algo cercano al “nazismo” (las temidas feminazis) 

-Mujeres que nunca tienen suficiente porque la igualdad ya es real

Qué SI es el feminismo

 

Un movimiento social, teórico, político y filosófico que reclama la igualdad total entre hombres y mujeres.

Así de simple y de complejo a la vez.

¿Quién inventó el feminismo? 

 

En el movimiento feminista existen cuatro “olas” o tendencias desde sus inicios hasta la actualidad.

El feminismo como movimiento surge hace 300 años, en concreto durante la Ilustración, momento de la Historia en que se empieza a hablar de Derechos Humanos, se pone el foco en la ley y en la autonomía y dignidad de las personas. 

 

Primera ola: las ilustradas ¿Qué pedían las mujeres en esa época? 

 

En el siglo XVIII, las mujeres pedían principalmente el derecho a la educación y el trabajo, derechos matrimoniales y derecho al voto.

Fue un inicio tímido, con reacciones bastante brutales contra estas primeras mujeres.

 

Segunda ola: las sufragistas ¿Qué pedían las mujeres en esa época? 

 

En el siglo XIX, las mujeres sufragistas reclamaban principalmente el derecho al voto.

Ellas pedían ser ciudadanas de pleno derecho y para ello, sabían que necesitaban votar puesto que, sin su participación, otros decidían por ellas y sobre sus vidas.

Aunque el voto femenino es algo que tardó en conseguirse muchos años más, ya que se pensaba que las mujeres no debían participar en la esfera pública, porque su inteligencia era inferior. 

Sin embargo, el feminismo se convierte por primera vez en un movimiento social de envergadura internacional. 

 

Tercera ola: lo personal es político ¿Qué pedían las mujeres en esa época? 

 

Las mujeres de en torno a la década de los 70, se empezaron a centrar más en el derecho a decidir sobre sus propios cuerpos; aquí ya se empieza a hablar de separar sexualidad y “santo sacramento del matrimonio”, aparece la píldora anticonceptiva y se reclama el derecho al aborto.

Es una época marcada, al menos en occidente, por la entrada en masa de las mujeres en el mundo laboral, lo que también conlleva un desequilibrio importante, porque ellas salen a trabajar, pero muchos hombres siguen sin compartir las cargas del trabajo invisible que supone sacar un hogar adelante. 

¿En qué punto está el feminismo actualmente?

 
  • Actualmente estamos en la llamada “cuarta ola”

Hoy en día entran en juego algunas reivindicaciones que ya existían en olas anteriores, porque por desgracia las sociedades se resisten a legitimar estos cambios, así como otras nuevas, muy ligadas al estilo de vida actual, como las tecnologías.

Todo el mundo estará de acuerdo en que en tiempos pasados un movimiento como el feminismo hacía mucha, pero que mucha falta (pensemos por ejemplo que las mujeres tenían prohibido estudiar, obtener ingresos, hacer uso de su dinero, eran forzadas a casarse, según la ley podían ser violadas por sus maridos… y que sus únicas opciones en la vida eran literalmente convertirse en esposas, monjas o prostitutas). 

Pero no olvidemos, que esto ocurre todavía en muchos lugares del mundo.

Y que en cualquier caso, la sociedad cambia y aunque ha habido muchos progresos, alcanzados con un enorme esfuerzo y a menudo retirados de nuevo, cada época manifiesta la desigualdad de formas diferentes.

Por ejemplo, hace 300 años tenía sentido luchar por el derecho al voto, pero no hablar de violencias virtuales ¿verdad? 

A lo que vamos: “no, las sufragistas no son las únicas feministas legítimas”, como algunas personas opinan.

Tampoco en esa época a ellas se lo pusieron fácil.

¿Qué pedimos las mujeres actualmente?

Hoy en día, seguimos adelante con reivindicaciones como el derecho a decidir sobre el propio cuerpo, el derecho a caminar seguras por la calle (acoso callejero), el derecho a la intimidad (especialmente en internet, sin vídeos sexuales compartidos por desconocidos), temas relacionados con la libertad sexual en general (el famoso debate sobre el consentimiento), etc.

¿El Feminismo es solo para mujeres?

 

Por supuesto que no. De hecho, la sociedad será imposible de cambiar hacia un modelo más igualitario, justo y respetuoso sin los hombres feministas.

Se necesita el apoyo de la mitad de la sociedad para alcanzar estos logros. Por ejemplo, los niños necesitan (y mucho) modelos de hombres (y padres) que les enseñen cosas como las siguientes:

-Llorar está bien ya que la tristeza o el miedo son emociones que los hombres también sienten y pueden expresar (aunque la sociedad les diga lo contrario y les tache de “niñas”, “gays”, cobardes, etc).

-Todas las personas somos diferentes y esto es positivo

-Aunque seamos diferentes en tantos aspectos, todo el mundo merece un trato igual

-No tienen que pelearse con las niñas si les gustan (“los que se pelean se desean”)

-No se levanta la falda de las niñas

-Las niñas no son tontas

-Si algo no les gusta o no les parece bien, es importante que lo digan y el enfado es bueno, pero no se pega

-Los hombres también cuidan, cocinan, van al parque…

¿Cómo educar en el feminismo?

 

Todos estos aprendizajes solo pueden interiorizarse realmente si los niños lo ven en sus modelos referentes. Es decir, es importante hablar con ellos y explicarles este tipo de cosas, sobre todo en las etapas previas a entrar más en relación con las niñas.

Pero más importante es si cabe, usar la propia conducta adulta como ejemplo.

Si a un niño le explica todas estas cosas su mamá, tampoco servirá de gran cosa si ve que su papá no está de acuerdo o no actúa en consonancia con todos estos valores. 

Porque, al fin y al cabo, se trata de un aprendizaje de género: las niñas aprenden a ser niñas de sus madres y los niños aprenden a ser niños de sus padres. Puesto que desde los 3 o 4 años ya comprenden que pertenecen a un grupo u otro, aunque no sepan explicar qué es la feminidad o qué es la masculinidad.

¿Quiénes son los hombres feministas?

 

Cualquier hombre que opine que hombres y mujeres deberían ser tratados iguales. Pero, sobre todo, hombres cuyas opiniones y actitudes vayan acompañadas de acciones congruentes.

¿Significa eso que los hombres feministas tienen que ir a las manifestaciones del 8-M?

No. De hecho, es mucho más relevante lo que hagan en sus vidas durante el resto del año. 

Acciones que repiten a menudo los hombres feministas:

-No niegan la violencia que reciben las mujeres, aunque no las comprendan del todo, porque no las viven (es normal)

-No reaccionan a la defensiva, como si hubieran sido atacados, porque nada más lejos de la realidad

-No miran para otro lado

-Muestran indignación ante casos de violencia machista

-Comprenden que todos y todas somos machistas porque vivimos en un mundo machista y que lo importante es cómo nos posicionamos ante ello

-Si un amigo o amiga hacen un comentario machista, no le ríen la gracia y a ser posible, señalan que es inadecuado

-Evitan repetir frases estereotipadas como “las niñas son más dóciles”, “los niños son más valientes” o cosas por el estilo. Comprenden que, aunque esto sea así, generalmente es producto del aprendizaje y no de algo biológico y que repetirlo no cambiará la realidad. 

-Si viven con mujeres (novias, hermanas, madres…) comparten responsabilidades y tareas y no esperan a que ellas tomen siempre la iniciativa porque son adultos autónomos

-Son capaces, aunque les resulte difícil, de mostrar sus afectos y de expresar sus emociones 

-Comprenden las relaciones de pareja como un espacio horizontal en el que lo importante es cuidarse y respetarse mutuamente

Espero que este recorrido te haya sido de utilidad para entender un poco mejor qué es el feminismo y, sobre todo, por qué todo el mundo debiera serlo si busca una sociedad mejor.

¡Quizá hayas descubierto que eres feminista y tú sin saberlo!

Un abrazo,

Isabel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *