Violencia de género:

Hemos aterrizado juntas en un terreno doloroso.

Amiga, la violencia de género abarca realmente todas las formas de violencia hacia las mujeres: abuso sexual, violencia por parte de la pareja o expareja, mutilación genital femenina, prostitución y trata, matrimonio infantil, etc.

Aunque lo más probable es que lo entiendas como la violencia que se da en el entorno de la pareja o expareja sentimental y es en ello en lo que me voy a centrar.

Definición: “Todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la vida privada”.

(Declaración sobre eliminación de la violencia contra la mujer, ONU, 1993)

Toma muchas formas, pero lo importante es entender que no hay un perfil de mujer víctima de violencia de género, como se ha podido vender a veces en las películas. Todas nosotras tenemos que tener el radar encendido, por mucha clase social media que seamos, por muy jóvenes o por mucha carrera universitaria que hayamos logrado.

Este fenómeno representa una sociedad desigual basada en el género. Afecta a todos los países, clases, niveles educativos y edad. Aunque en algunos países se producen más homicidios que en otros y esto tiene que ver sobre todo con aspectos culturales.

La violencia de género se da en forma de escalada: su intensidad siempre irá a más.

Generalmente comienza siendo de tipo psicológico (humillaciones, amenazas…) y termina utilizándose la violencia sexual (obligar a mantener relaciones cuando o de un modo en que no se quiere) y física. También puede haberla a nivel económico; se dice que hay violencia económica por ejemplo cuando no se permite a la mujer acceder al dinero que entra en casa, sea ella o no quien lo gane, o cuando no se le informa de manera voluntaria de en qué se gasta, cuando se la castiga sin este recurso…etc.

El último concepto que ayuda a entender sobre todo porqué estas mujeres, a pesar de todo, no abandonan la relación, es el ciclo de la violencia, que está compuesto de 3 fases:

Fases del ciclo de la violencia:

  • La acumulación de tensión.
  • El estallido o agresión.
  • La luna de miel o reconciliación.

Durante esta última fase, el maltratador parece sentirse arrepentido por lo que ha hecho confundiéndola a ella a base de regalos o atenciones… a veces sencillamente es una fase de calma. Hasta que se vuelve a acumular la tensión por parte de él y el círculo se cierra. Está comprobado que la intensidad va en aumento, nunca disminuye, y que, a la larga, las fases de tensión y estallido van tomando el protagonismo, pero la mujer ya está encerrada en él porque sigue esperando que él cambie, a costa de verse reforzada por la luna de miel primero y de verse atemorizada y avergonzada, después. Si además hay niños de por medio, el miedo es mayor y esto hace que la mujer tema romper o pedir ayuda.

CÓMO AYUDAR A UNA MUJER QUE ESTÁ SIENDO (O ASÍ LO CREES) VÍCTIMA DE VIOLENCIA DE GÉNERO:

    1. ESCÚCHALA Y CREELA; Probablemente no ha sido capaz de hablar todavía con nadie más o si lo ha hecho, no le han creído. Esto es así porque todavía hay muchísimos prejuicios al respecto. Piensa que la víctima de violencia de género es la única víctima de la que se duda e incluso se culpa. Favorece que vuelva a ti cuando lo necesite. Respeta su confidencialidad si ella te lo pide.
    2. NO LA JUZGUES; Esta parte es especialmente difícil de manejar, sobre todo si lleva mucho tiempo dentro de la relación o incluso, si la relación se había terminado y ha vuelto con el agresor. Trata de no hacerle preguntas como ¿Por qué sigues con él? Sólo conseguirás que se sienta culpable y se aleje de ti. Y no queremos eso. Ten en cuenta que es su pareja y que una relación de este tipo es una mezcla entre adicción y Síndrome de Estocolmo (querer a tu secuestrador) y trauma. Entiende que a través de la violencia escalonada y el ciclo en tres fases a veces se tarda años en salir.
    3. RECONOCE LA INJUSTICIA, es injusto que una persona te trate así y así se lo debes hacer saber, pero sin entrar a insultar a su agresor, para evitar que se aleje de ti. Lo más probable es que le defendiera. Coméntale que nadie debería recibir un trato agresivo por nada del mundo. La violencia nunca es justificable.
    4. EMPODÉRALA BAJO EL LEMA “PIENSA EN TI”; Seguramente lleva mucho tiempo sin anteponer o incluso sin pesar en sus propias necesidades y cuidados. El agresor se ha encargado de que toda su atención recaiga sobre él, a quien hay que cuidar y perdonar. A la hora de tomar decisiones debe PENSAR EN ELLA MISMA. Reconoce lo valiente que está siendo. Su autoestima está por los suelos.
    5. RESPETAR SU AUTONOMIA y su ritmo. Olvida el “tienes que”, “debes…” o estarás haciendo lo mismo que hace su agresor. Para empezar a resurgir de sus cenizas necesita empezar a tomar decisiones y pequeños cambios por su propio pie. Trata de no sobreprotegerla.
    6. AYUDARLA A MANTENERSE A SALVO. Si el nivel de peligrosidad es medio o alto (por ejemplo, si acaba de dejar la relación, le ha amenazado con hacerse daño o hacérselo a ella, tiene armas, consume drogas, ella está muy asilada, etc) necesita un plan de huida. Ella es quien mejor le conoce y quien mejor sabe protegerse. Pregúntale cómo lo hace normalmente. Elaborad un plan: que elija palabras clave para llamar a la policía con personas cercanas, que prepare y esconda un bolso con documentación crucial (DNI o pasaportes, dinero, llaves del coche, papeles de familia, de propiedades, etc).
    7. Y SOBRE TODO PIDE AYUDA PROFESIONAL. Llama al 016 o al 112.

¡Con tal de que sepa que estás ahí, es mucho camino ganado!

“¿Has salido de una relación de este tipo y sientes que tienes asuntos sin resolver? ¿Crees que sufres maltrato emocional o psicológico?” -> Déjame ayudarte.

¿Necesitas hablarlo?

¡Estoy aquí para ti!

ContactaReservar cita

Añadir un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios